La guía de Europa en español

Descubre Hvar – la perla del Adriático

Descubre Hvar – la perla del Adriático

A una hora en catamarán de Split, en Croacia, la isla de Hvar (pronunciado Ravár) era un secreto muy bien guardado de los europeos, especialmente italianos. Con la apertura del país al resto del mundo, esta joya del Adriático se ha convertido en un lugar más accesible y está ahora disponible para todos los que deseen conocerla. Y no solamente las playas que ofrece Hvar: las fiestas de la isla son legendarias! Lea nuestros consejos, descubra cómo llegar hasta allí y planifique su viaje a este paraíso de Croacia.

 

 

 

 

Cómo ir de Split a Hvar

 

Hay un máximo de 10 salidas por día desde Split a Hvar y los barcos tienen diferentes capacidades (algunos son sólo para coches y otros para coches y pasajeros).

Los transbordadores que llevan los coches suelen llegar a Stari Grad, un pequeño pueblo al otro lado de la isla (a unos 10 minutos en coche o 15 minutos en autobús) del centro de Hvar. Los barcos de pasajeros, por lo general, salen del muelle en el centro de la isla, más exactamente en frente del delicioso Carpe Diem Bar, del que hablaremos más adelante.

En cuanto a la frecuencia del servicio, hay mayor disponibilidad de los transbordadores para coches – que son mucho más moderno y más grande que los barcos de pasajeros – pero algo más lentos. El viaje en estas balsas tarda casi el doble de tiempo (alrededor de 1h45m) – frente a tan sólo una hora de los barcos más rápidos.
Los horarios de salida de los ferries de Split a Hvar (llegando a Stari Grad) son los siguientes:

01.30 – 5 a.m.-08:30 – 11:00-14:30 – 17:00-20:30
Volviendo de Stari Grad en los siguientes horarios:
5:30-07:45 – 11:30 am – 2:00 p.m. a 5:30 p.m. – 20:00-23:00

Los barcos para pasajeros sólo tienen una única salida en los siguientes horarios (Split – Hvar):
11.30 – 12:00-12:45
Al regresar de Hvar a Split:
13.45 – 14:30-15:00
Estos horarios varían según la temporada, así que asegúrese de chequearlo a la hora de comprar sus billetes.

Dónde comprar los billetes entre Split y Hvar y cuánto cuesta:

 

El precio de los billetes varía. Pagamos 70 kunas por persona en el barco más rápido ($ 20.00) y a la vuelta 47 kunas (£ 14.00)

Los billetes se compran en el puerto de Split -, donde parten los barcos – a través de la empresa Jadrolinija, que parece ser la única compañía que hace la travesía. El punto de venta de los pasajes es fácil de encontrar (ver fotos) y está bien señalizada. Si sólo va a pasar por Split para viajar a Hvar, recuerde que debe llegar temprano, por lo menos con dos horas de antelación, ya que la cola para comprar los billetes a veces es bastante larga y las plazas son limitadas, especialmente para el barco más rápido. A la vuelta, usted puede comprar los billetes en el momento de la salida. Para los más prevenidos, puede comprarlos en la sucursal de la compañía en Hvar, en el centro de la ciudad.

 

La isla de Hvar

Bajando por el centro de Hvar, le dejará boquiabierto la belleza del lugar. La arquitectura es una mezcla entre Venecia y La Habana, con muchas palmeras, cielo azul y clima caluroso, creerá que está en la capital cubana y no en una isla de un país europeo.

El puerto deportivo está repleto de barcos y yates – algunos de grandes para los estándares europeos – y los turistas y lugareños acuden a los bares y restaurantes de la costa. Entre ellos se encuentra el Carpe Diem, un bar muy moderno y relajado, con cómodos sofás perfectamente posicionados frente al mar y en la acera por donde pasan diversas bellezas.

En Carpe Diem se sirven deliciosos cócteles, y no escatiman con el alcohol. Sentado en uno de los sofás del bar podrá disfrutar de la belleza de Hvar y el calor del sol de Croacia, mientras que degusta los cócteles en un lugar perfecto, es una experiencia sin precio . El personal es súper atento y los camareros son un espectáculo a parte.

Carpe Diem y sus fiestas han llegado a ser tan populares que los propietarios decidieron ampliar el negocio y abrieron el Carpe Diem Beach Club , un bar de playa muy elegante en la isla de Stipanska (a sólo 10 minutos en barco desde Hvar). El Carpe Diem Beach Club, por lo general, tiene algunos de los mejores festivales de toda Croacia, y sus sofás y camas esparcidas por la arena – con vistas al mar – atraen a multitudes cada vez mayores en Hvar. Dependiendo de la fiesta que se celebre, la organización ofrece barcos para que las personas puedan ir hasta Stipanska, dejando el Diem Carpe en Hvar. Cuando dicha travesía no se ofrece de forma gratuita, usted puede tomar un barco-taxi pagando alrededor de 25 kunas (unos 7,00 EUR).

Otro bar que vale la pena conocer es Riva en Hvar, que es parte de lo Riva Hvar Yacht Harbour Hotel, un lugar privilegiado con vistas al mar. La decoración es tan elegante (o incluso más) que el Carpe Diem, pero el público es algo diferente, compuesto por parejas más tradicionales y el personal un tanto más, por así decirlo, pijo, ya que el hotel es uno de los más caros en la isla. Si usted no ha reservado su alojamiento, el Pharos Hotel puede ser una buena opción, un poco más económica que el Riva. Haga clic aquí para visitar la página del hotel.

No olvide probar los deliciosos helados que venden en la plaza principal de Hvar, casi enfrente de la iglesia. En un día caluroso y de resaca, no hay nada mejor! Por la noche, la mejor opción es ir a la plaza central y conocer a otros viajeros que a menudo pasan la noche bebiendo en la calle o en los bares de la isla.

 

 

Playas 

Respecto al tema de las playas, la isla de Hvar deja algo que desear, ya que prácticamente no hay playas de arena dorada. Si está buscando una experiencia de playa parecida a Brasil, debe visitar Palmizana, otra vecina isla de Hvar, que cuenta con unas playas de arena rodeadas de pequeños restaurantes y una bahía repleta de yates visitante, que llevan a los propietarios del lugar a las playas para disfrutar de las delicias de los restaurantes del lugar.

 

El veredicto

Hvar es una isla mágica, que debe conocer. Debido a que es menos famosa que otros lugares como Ibiza o Saint Tropez, la isla conserva un encanto único, por no hablar de los económicos precios, algo raro entre otros resorts de lujo en Europa. Los residentes de la isla no parecen haber sido afectados por esta invasión de turistas, ya que aún conservan la gracia y la bondad, algo que otras nacionalidades europeas parecen haber perdido en su búsqueda del turismo internacional.

Lee mas:

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deixe um comentário

Pinterest
Email