La guía de Europa en español

Hampton Court Palace, uno de los mejores palacios de Inglaterra

Hampton Court Palace, uno de los mejores palacios de Inglaterra

Hampton Court Palace es uno de los ejemplos más espectaculares de la arquitectura Tudor en Inglaterra. Después de haber sido escenario de varios eventos importantes en la historia del país y del mundo, la casa del rey Henry VIII (Enrique VIII, en español) y su hija, la reina Isabel I, es un lugar fascinante situado a orillas del río Támesis, una región rodeada de pintorescos pueblos a sólo 30 km de Londres.

 

 

Un poco de historia

El palacio tiene una historia fascinante y debe sus orígenes a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, una orden religiosa que inicialmente construyó un edificio para el almacenamiento de ganado y productos de la tierra en el lugar donde se encuentra el palacio. Posteriormente, un religioso muy poderoso, el cardenal Wolsey, arzobispo de York, se le fue dado el lease, o el contrato de arrendamiento.

Wolsey construyó un enorme complejo, transformando lo que era una casa privada en el magnífico palacio digno de un obispo. Ello continuó la construcción del gran palacio y agregó tres nuevas cámaras para el uso de la familia real, el rey Enrique VIII, su esposa española, Catalina de Aragón, y su hija María (que después sería llamada Bloody Mary).

Wolsey era muy envidiado y también criticado en la corte por su extravagante estilo de vida, que culminó con la construcción de Palacio de Hampton Court. Según él, este palacio refleja la gloria de su soberano, Enrique VIII, pero el rey no veía las cosas asi. El ascenso al poder del cardenal, con el apoyo de Roma y del mismo rey, le llevó a su trágico final. El rey le culpó del fracaso de la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón, que no podía darle un heredero varón. Este fracaso para lograr la anulación del matrimonio dio lugar a la separación de Inglaterra con la Iglesia Católica y la creación de la Iglesia Anglicana, que perdura hasta nuestros días.

 

Cómo llegar a Hampton Court Palace

Hampton Court Palace es fácilmente accesible en tren, a través de la línea que parte de la estación de Waterloo en el centro de Londres. Los trenes salen cada media hora y la tarifa es de £ 5,50 por trayecto. A su llegada a la estación de Hampton Court, todo lo que debe que hacer es seguir las indicaciones hacia el palacio, que está a sólo 5 minutos de distancia caminando. Para comprar sus billetes, busque una máquina en la estación de Waterloo y puede pagar con tarjeta de crédito o en efectivo. El sistema es en inglés, pero algunas máquinas tienen otros idiomas como el español.

También existe la posibilidad de comprar entradas para Hampton Court, a través de nuestro socio, Viator, uno de los distribuidores oficiales. Haga clic aquí para ver la página.

Para las personas que hablan otros idiomas, las audio-guías son un bonus, aun cuando están disponibles de forma gratuita ya que dan una buena explicación de cada sección del palacio. Encontrar el lugar donde se entregan puede ser difícil, así que estén atentos (a) a las señales que informan dónde está el centro de información y entrega de la guía, indicado por un señal de un auricular. Recuerde que debe devolver la unidad antes de salir del palacio para ver los jardines!

 

 

Poco después de la salida del centro de información, se encuentra la entrada a los Henry VIII’s Apartments, o los cuartos del rey Enrique VIII. Esta parte del palacio es sencillamente espectacular, y allí se encuentra el Great Hall, la gran sala, que es la más grande del palacio, con tapices que datan de 1500. El techo del Great Hall está plagado de detalles únicos, y fue aquí donde el rey celebraba sus suntuosos banquetes. Lo más interesante es que los sosias del rey y sus cortesanos están en una habitación contigua, listos para hacerse fotos con los visitantes (sin cargo), e incluso tocar las canciones que reproducen los sonidos de aquella época.

 

 

Mary II’s Apartments

Todavía más suntuosos que las habitaciones del rey Enrique VIII son los aposentos bautizados en honor de la reina Mary II (Apartamentos María II), una sucesión de habitaciones decoradas con gusto, donde la reina recibió a sus invitados y sirvientes, y pasó la mayor parte del tiempo. Mary II sólo llegó a ocupar el palacio mucho después de Enrique VIII, para el año 1689, siendo responsable de un proyecto de renovación masiva junto con su esposo, Guillermo de Orange, añadiendo una nueva sección a la enorme estructura, con habitaciones de las mismas dimensiones para ambos, la reina y el rey, lo que demuestra la igualdad entre sí.

The Queen’s State Bed Chamber, o la habitación de la reina, es donde la soberana durmió y recibió a sus invitados y es de una grandeza impresionante. Admire el techo pintado en los colores muy vivos, una escena digna de los magníficos frescos que se encuentran en el techo de la Capilla Sixtina o el Museo del Vaticano en Roma.

Al recorrer las habitaciones de la reina, usted encontrará que todas las habitaciones tienen vistas a Fountain Court, un hermoso jardín en el interior del palacio, que está adornado con una fuente en su centro. Usted puede visitar el jardín después de pasar por los apartamentos del rey y la reina, siguiendo el camino indicado por las placas alrededor del palacio.

 

 

Anne Boleyn’s Gate

The Anne Boleyn’s Gate, llamado así por la segunda esposa del rey Enrique VIII y madre de la reina más importante que Inglaterra ha tenido, Isabel I de Inglaterra, este impresionante monumento tiene un hermoso reloj astronómico que se hizo para Enrique VIII en 1540. Al caminar por la torre se pueden ver muchos detalles como los símbolos que contienen las iniciales de la pareja, H & A. La plaza donde se encuentra la torre tiene una interesante mezcla de estilos, con una fuente barroca, columnas romanas y la torre de Tudor, que formaba parte del palacio original.

 

 

William III’s Apartments

Fácilmente accesible por una majestuosa escalera con la plaza del reloj de entrada, se encuentran las cámaras del rey William III, que fue responsable con su esposa de construir la parte más moderna del palacio, que data de finales el siglo XVII. Siendo un hombre muy discreto, el rey tenía su cuartel dividido en dos secciones, el público, donde se celebraban los eventos de estado y el privado, menos grande, pero igualmente acogedor y lujoso. Todos los apartamentos tienen vistas al jardín Privy Garden, y desde allí se puede ver el comedor del rey, además de su dormitorio con baño y también su letrina, con cojines de terciopelo, como el debería ser el “trono” de un rey! Las dos secciones de los aposentos del rey están conectadas por un ala enorme, llena de estatuas de mármol y vistas al jardín. En casi todas las habitaciones grandes usted puede sentarse en los bancos que forman parte de las ventanas, que ofrece una gran oportunidad para disfrutar del esplendor del lugar.

 

 

Chapel Royal & Chapel Court Garden

La Capilla Real se ha utilizado de forma continua durante los eventos religiosos de los últimos 450 años y actualmente pertenece a la reina Isabel II. En su riquísimo y adornado interior muestra la culminación del estilo Tudor (que es el nombre del linaje real que incluye Enrique VIII y su hija, la reina Isabel I). La capilla es de una importancia histórica enorme, ya fue allí que la reina Catherine Howard fue acusada de conducta inapropiada antes de su matrimonio con Enrique VIII y luego condenada a muerte. Por desgracia, no es posible fotografiar el interior de la capilla y, a veces no se puede visitar debido a los acontecimientos que tienen lugar constantemente dentro. Trate de consultar con uno de los asistentes que están en la puerta en las horas de apertura.

Detrás de la capilla está la Chapel Court Garden, el jardín de la capilla, que está en el mismo lugar desde el reinado de Enrique VIII. A pesar de estar mucho menos elaborado que los jardines exteriores del palacio, que tienen influencias francesas e italianas, este jardín es originalmente Tudor, y por estar ubicado dentro de la parte más antigua de la estructura, transmite más historia que otras partes.

 

 

Jardines del palacio de Hampton Court

Además de todo su esplendor arquitectónico, el Palacio de Hampton Court tiene una enorme cantidad de jardines, cada uno más bello y adornado que el anterior. Además de ser un verdadero placer para los ojos, estos jardines ofrecen a los visitantes la oportunidad de relajarse bajo el sol e incluso hacer comidas campestres para disfrutar de la majestuosidad del lugar. Si usted tiene tiempo para visitar el Palacio de Hampton Court (se recomienda pasar por lo menos 4 horas allí), lleve sus propios bocadillos y bebidas y siéntase bajo la sombra de un árbol para disfrutar de algunos momentos de puro relax y ocio al mejor estilo Inglés.

Los jardines principales son Privy Garden, Pond Gardens, Great Fountain Garden y el Maze, un laberinto hecho de las plantas.

 

Privy Garden

Situado en el lado este del palacio, el jardín ha sido restaurado a su esplendor original a través de descripciones precisas de los jardineros y empleados que, por temor de no ser pagados después de la muerte del rey Carlos III decidieron escribir y dibujar todos los detalles de su trabajo, para ser capaces de cobrar los salarios a la reina. Aunque el diseño actual se ha desarrollado en el año 1700, este área del palacio fue ocupado siempre por un jardín, desde la época de Enrique VIII, y fue el jardín privado del palacio de los monarcas y de sus favorecidos, después de haber sido prohibidas las visitas públicas hasta casi el siglo XX. El jardín tiene formas geométricas con una hermosa fuente en su centro, y una estatua de mármol que representa el verano y está situado frente al palacio, cerca de la puerta.

 

The Pond Gardens

Junto a Privy Gardens se encuentran The Ponds Gardens, dos jardines más pequeños, pero también hermosos, que tiene pequeños lagos en su centro (ponds) y están enfrente de Banqueting House, la casa de los banquetes de palacio. Desafortunadamente, los jardines no están abiertos a los visitantes y sólo se pueden ver desde fuera. Una vez frente a los jardines se puede ver un detalle interesante del edificio, la unión de la pieza original del palacio con la parte construida en 1700, más allá del símbolo de la reina Isabel I, incluido el año de construcción de esa parte del edificio, como se muestra en fotos a continuación.

 

 

The Great Fountain Garden

En la parte posterior del palacio se encuentra The Great Fountain Garden, un jardín menos elaborado que Privy Garden, pero que cuenta con una gran zona verde donde podrá relajarse haciendo un picnic y disfrutar de la hermosa vista del palacio, así como las fuentes y sus gansos. Los árboles de este jardín tienen una forma muy interesante y sus copas frondosas ofrecen sombra en los días calurosos de verano.

 

 

The Maze

Desde hace más de 300 años, los reyes, los cortesanos y los turistas se han perdido en Maze, un laberinto que formaba parte de una gran red de caminos y laberintos en los jardines del rey William III. Originalmente hechos de hombeam, un arbusto traído de Holanda, the Maze se construyó con el fin de permitir que los cortesanos pudieran escapar de la gravedad de la vida política de la corte, mientras se perdían en el laberinto encantado.

El laberinto realmente cumple su deber, y es probable que se encuentre riendo solo (a) cuando se pierda dentro intentando encontrar la salida!

Esperamos que hayan disfrutado de la lectura y que el artículo pueda ayudar a planificar su visita a Hampton Court Palace. No hay que olvidar que el palacio tiene varias otras atracciones menos populares también más interesantes, como el Rose Garden (el Jardín de las Rosas), las salas georgianas, la cocina de la Corte, entre otros.

Ahora puede comprar entradas para Hampton Court Palace a través de nuestra asociación con Viator, uno de los más grandes operadores turísticos en el mundo. Haga clic aquí para ver la página.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deixe um comentário

Pinterest
Email