La guía de Europa en español

De Frankfurt a Heidelberg: conozca la “más bella” ciudad de Alemania

De Frankfurt a Heidelberg: conozca la “más bella” ciudad de Alemania

Heidelberg es una ciudad universitaria histórica de encanto único. Localizada a dos horas de Fráncfort, atrae a millones de turistas en busca de ver más de la Alemania antigua y tradicional, ya que muchas de las principales ciudades del país perdieron sus edificios originales durante la guerra. Hicimos la excursión guiada de un día a Heidelberg (que incluye un city tour por Frankfurt en el retorno) y damos todos los consejos en este artículo relleno de fotos exclusivas. Compruebe!

Cómo ir de Frankfurt a Heidelberg

La ida en la excursión es bastante placentera, hecha en una cómoda van de 12 plazas. El partido se da a las 9:30 de la mañana, en la oficina de la empresa que organiza el tour, y usted debe llegar un poco antes en la oficina para cambiar su voucher por el billete.

El guía se presentó (el nuestro se llamaba Adrian, un señor alemán muy simpático que conoce mucho del país y su historia), y nos llevó hasta el vehículo que nos transportó hasta Heidelberg. Aunque hay guías de audio en los portugueses llegaron a la ciudad y visitar el castillo (el principal punto turístico de Heidelberg), durante el viaje, el guía habla Inglés.

El viaje pasa rápido, ya lo largo del camino se pueden ver montañas y pequeñas aldeas alemanas. El guía dará explicaciones durante el recorrido, y pasamos por la ciudad donde se creó Mercedes-Benz. El Adrian contó un hecho interesante sobre la marca, que se compone del nombre de la hija de uno de los creadores, que era checo, y por el apellido del Sr. Benz!

Qué ver en Heidelberg

Al llegar a Heidelberg, el conductor nos llevó directamente al castillo, que está en lo alto de una colina.

Durante la subida, es posible ver algunas villas, casas enormes fantásticas, aún en uso hoy en día.

En el exterior del castillo hay un parque con un mirador, que ofrece un panorama espectacular de la ciudad. Hicimos una parada para apreciar la vista y para que nuestro guía explicara los edificios que podíamos ver desde lo alto, como la catedral de la ciudad, y para que obtuviera las entradas para entrar en el castillo. No deje de mirar en el pórtico que da acceso al parque, construido por el Rey para su amada, en apenas un día, como una sorpresa de cumpleaños. El pórtico resistió el paso del tiempo y está hasta hoy allí como prueba del amor de los dos.

Usted verá también que algunas torres del castillo fueron destruidas, y mantenidas de la misma forma que quedaron después de la Guerra de los 30 Años!

El castillo de Heidelberg

El castillo que vemos hoy en día es una mezcla de diferentes estilos, lo que refleja el reinado de príncipes diferentes, en épocas diferentes. Una de las cosas que más impresiona en este palacio es el color de las piedras usadas en su construcción, que son rojas.

Los estilos arquitectónicos vistos son varios, con elementos neoclásicos (columnas romanas y griegas), ventanas góticas y elementos renacentistas. Una de las fachadas del palacio, en la parte llamada Friedrichsbau, tiene estatuas que representan los antepasados ??de los príncipes palatinos, los gobernantes responsables de Heidelberg. El palacio mantuvo su arquitectura y sus estilos hasta el final del siglo XVII, cuando los franceses invadieron la ciudad y destruyeron parte de la estructura.

Como si estos acontecimientos no fueran suficientes, después de pasar por varias reparaciones, el palacio fue alcanzado dos veces por rayos y se incendió, dejándolo en ruinas de nuevo!

Además de su bella arquitectura, el Castillo de Heidelberg tiene otra atracción famosa mundialmente: el Barril de Heidelberg, el barril de vino más grande del mundo, con capacidad para más de 200.000 litros!

La historia del barril es bastante interesante. Nuestro guía explicó que, después de beber mucho vino, la gente bailaba encima de él, utilizando como pista de baile! Reza la leyenda que los franceses, al invadir Heidelberg, intentaron robar el barril, pero no lograron, debido a su inmenso tamaño.

Terminada la visita al castillo, volvemos al vehículo para encontrar al conductor italiano muy simpático, llamado Alberto, que nos llevó hasta el centro de la ciudad, para un paseo independiente de una hora.

Paseo en el centro de Heidelberg

El centro antiguo de Heidelberg es muy encantador. La ciudad tiene una atmósfera única, que es difícil de encontrar en otras de las mayores ciudades alemanas, principalmente porque fueron devastadas durante la guerra y buena parte de sus antiguos edificios desaparecieron.

La ciudad está llena de pequeños restaurantes y cometas deliciosas, donde es posible sentarse y absorber toda la belleza del lugar, principalmente alrededor de la Iglesia del Espíritu Santo (Heiliggeistkirche), la principal de la ciudad.

Esta iglesia tiene una historia interesante, y según nuestro guía, durante épocas de conflicto religioso, protestantes y católicos llegaron a dividir la iglesia en el medio, con dos entradas separadas, para que pudieran rezar para el mismo Dios, por separado!

Si usted tiene disposición y aliento, vale la pena subir las escaleras e ir a la cima de la torre de la iglesia! La entrada cuesta dos euros, y el ascenso es un poco agotador, pero la vista desde arriba es interesante, ya que se puede apreciar los edificios del centro de la ciudad más de cerca.

Después de la visita a la iglesia, aprovechamos para sentarnos en uno de los restaurantes de los alrededores y comer algo y tomar una copa. Las tiendas de souvenirs son interesantes y hay también tiendas de restaurantes locales, así como chocolates deliciosos.

Después de ese rápido tour, era hora de volver a Frankfurt, para el city tour de dos horas, que está incluido en el precio del paseo.

Veredicto: el paseo de un día a Heildeberg vale mucho la pena. La visita te dará la oportunidad de conocer una hermosa ciudad alemana que parece haber parado en el tiempo, además de ver los principales puntos turísticos de Frankfurt, la moderna capital financiera del país. Haga clic aquí para leer más sobre la excursión y obtener precios.